Nos encanta su brillo, su tacto y la sensación de calidez que pueden transmitir. ¿El truco para decorar? Saber usarlo en su justa medida.
Hay muchos tipos de metal y tonos metálicos, por lo general en la decoración de interiores se utilizan los tonos cobre, el color oro y plata, el cromado y el acero inoxidable.




Cualquier espacio de la casa es ideal para añadirle algún elemento o complemento en acabado cobre o plata y obtener un resultado fabuloso.




¿Se pueden mezclar los metales? ¡Claro! Si eres amante del estilo ecléctico mezclar metales es una excelente opción y el resultado será espectacular.


Las lámparas con este acabado ayudan a crear ambientes muy modernos atribuyendo un toque elegante y sofisticado si se contrasta con un entorno de colores neutros y pasteles en paredes, textiles y resto de mobiliario.


El estilo más moderno puede jugar con la presencia de colores metálicos y colores fríos como el azul, o se puede dar una sensación más cálida con un juego de contrastes que combina los clásicos tonos metálicos con colores como el naranja o marrón.


Las mezclas de color púrpura combinan bien con plata, y juntos pueden transformar una habitación en una estancia elegante y moderna, o en un rincón bohemio y refinado.


También funciona bien la combinación de cobre y azul oscuro. Si queremos jugar con el bronce y dar un aire vintage a la casa, podemos combinarlo con los tonos de color rosa.


El oro o la plata pueden crear un juego muy sofisticado de contrastes cuando se combinan con blanco o negro. Un consejo: es bueno para evitar la sobrecarga de las habitaciones con demasiados colores metálicos, especialmente los más oscuros, ya que para empezar la estancia parecerá más pequeña.


Te dejamos una selección de productos tamarindo para que puedas escoger el tono metálico que más te guste y creés ambientes de tendencia para disfrutar tu hogar.












>